• Principal
  • Noticias
  • En medio de la pandemia, los adoradores negros e hispanos están más preocupados por la seguridad de los servicios religiosos en persona

En medio de la pandemia, los adoradores negros e hispanos están más preocupados por la seguridad de los servicios religiosos en persona

Los congregantes asisten a los servicios del Domingo de Pascua en una iglesia en Baltimore. (Alex Edelman / AFP a través de Getty Images)

Los adultos negros e hispanos en los Estados Unidos se han visto muy afectados por el brote de coronavirus y son más propensos que los estadounidenses blancos a estar preocupados por contraer el virus y propagarlo sin saberlo a otros. Y estas discrepancias raciales y étnicas se extienden a la seguridad percibida de asistir a los servicios religiosos durante el brote, según una nueva encuesta del Pew Research Center.


Los afroamericanos, los hispanoamericanos que suelen asistir a los servicios religiosos son más escépticos de que ahora pueden hacerlo de manera segura sin contagiarse y propagar COVID-19

Casi tres cuartas partes de los adultos blancos que informan que asisten regularmente a servicios religiosos (72%) dicen que están 'muy' o 'algo' confiados de que podrían asistir de manera segura a los servicios en persona en este momento en su casa de culto habitual sin contagiarse ni contagiarse el coronavirus. Por el contrario, alrededor de la mitad de los estadounidenses negros (49%) e hispanos (51%) que son igualmente observadores expresan esa confianza. La otra mitad de los asistentes negros e hispanos dicen que 'no están demasiado' o 'en absoluto' confiados en que podrían ir de manera segura a los servicios religiosos en persona en este momento sin propagar o contraer el virus, según la encuesta, que se realizó en julio. 13 a 19.

En este análisis, los asistentes regulares a servicios religiosos se definen como aquellos que dijeron en una encuesta de 2019 que generalmente asisten a los servicios al menos una o dos veces al mes o dicen en la nueva encuesta que asistieron a los servicios en persona en el último mes.

Pew Research Center realizó esta encuesta para ayudar a comprender cómo el brote de coronavirus ha afectado los hábitos de adoración de los estadounidenses. Para este análisis, encuestamos a 10,211 adultos estadounidenses, incluidos 3,756 que dijeron en una encuesta de 2019 que generalmente asisten a servicios religiosos al menos una vez al mes o que dijeron en la nueva encuesta que asistieron a servicios religiosos en persona durante el mes pasado. La encuesta se realizó del 13 al 19 de julio de 2020. Todos los que respondieron a la encuesta son parte del American Trends Panel (ATP) del Pew Research Center, un panel de encuestas en línea que se recluta a través de un muestreo aleatorio nacional de direcciones residenciales. De esta manera, casi todos los adultos estadounidenses tienen la posibilidad de ser seleccionados. La encuesta está ponderada para ser representativa de la población adulta de EE. UU. Por género, raza, etnia, afiliación partidista, educación y otras categorías. Para obtener más información, consulte la metodología de la ATP y la metodología para este informe.

Las preguntas utilizadas en este análisis se pueden encontrar aquí.


Los adoradores negros e hispanos tienen menos probabilidades que los blancos de asistir a los servicios en persona durante una pandemia

Los adoradores negros e hispanos también son menos propensos que sus homólogos blancos a decir que en realidad han ido a la iglesia u otra casa de culto recientemente. Solo el 19% de los adultos negros que suelen asistir a servicios religiosos al menos una vez al mes (según la encuesta de 2019) dicen que han asistido a servicios en persona en el último mes, y uno de cada cuatro adoradores hispanos informa haberlo hecho. En comparación, el 39% de los adoradores blancos dicen que asistieron a los servicios en persona en el último mes.



No es sorprendente que aquellos que dicen sentirse seguros al asistir a los servicios en persona tengan muchas más probabilidades de haber asistido a los servicios en persona este verano, y este patrón es válido en todos los grupos raciales y étnicos.


Por el momento, ver servicios religiosos en línea o en televisión es la opción más popular para los fieles de todos los grupos raciales y étnicos, aunque los asistentes religiosos negros (77%) son algo más propensos que los asistentes blancos (71%) e hispanos (68%) a dicen que han visto servicios religiosos en línea o por televisión en el último mes.

Los mayores niveles de precaución que tienen los adultos negros e hispanos con respecto al COVID-19 también son evidentes cuando se trata de opiniones sobre cómo, o si, las casas de culto deberían estar funcionando en este momento. Los asistentes negros e hispanos son mucho más propensos que los asistentes blancos a decir que su propia congregación debería estar cerrada para los servicios en persona: aproximadamente cuatro de cada diez asistentes negros (42%) e hispanos (37%) dicen esto, en comparación con 21 % de asistentes blancos.


Aproximadamente cuatro de cada diez congregantes hispanos negros piensan que su casa de culto debería estar cerrada ahora debido al brote de coronavirus

No es que la mayoría de los asistentes blancos piensen que sus congregaciones deberían estar abiertas sin restricciones; solo el 15% dice que sus lugares de culto deberían estar abiertos al público de manera normal, tal como lo estaban antes de la pandemia. Pero entre los asistentes blancos, la mayoría (63%) cree que su congregación debería estar abierta para servicios religiosos en persona con modificaciones debido al brote de coronavirus, como distanciamiento social, requisitos de máscara o asistencia limitada. Menos asistentes negros (44%) e hispanos (51%) dicen que esta es la opción correcta para sus congregaciones.

Opiniones sobre que casas de cultodeberíaestar haciendo durante el brote de coronavirus parecen reflejar lo que las congregaciones de los encuestadossonhaciendo. Los adoradores blancos tienen muchas más probabilidades que sus contrapartes negros e hispanos de informar que sus congregaciones están llevando a cabo servicios en persona con las precauciones establecidas. Aproximadamente dos tercios de los asistentes blancos (65%) dicen que su congregación está abierta de esta manera, en comparación con menos fieles negros (37%) e hispanos (41%). Mientras tanto, aproximadamente cuatro de cada diez asistentes negros e hispanos dicen que la congregación a la que asisten con mayor frecuencia está actualmente cerrada para la adoración en persona, en comparación con una cuarta parte de los asistentes blancos que dicen esto.

Nota: Aquí están las preguntas utilizadas para este informe, junto con las respuestas y su metodología.