Censo 2010: conceptos básicos de distribución

Las primeras cifras del Censo de 2010, que se publicarán mañana, son los totales de población del estado que han sido la base de la división proporcional de escaños en la Cámara de Representantes desde los primeros días de la nación. El número de escaños de la Cámara se ha fijado en 435 desde 1913, pero ha habido numerosos ajustes en la metodología utilizada para dividirlos, y el debate continúa hoy.


La Constitución de los Estados Unidos requiere que se realice un censo cada 10 años para dividir la Cámara de Representantes “entre los varios Estados según sus respectivos números, contando el número total de personas en cada Estado”, excepto los esclavos, quienes, hasta el a finales del siglo XIX, se contaba como tres quintas partes de una persona y algunos indios. Según la ley federal, la Oficina del Censo debe entregar los totales de población al presidente nueve meses después del Día del Censo, lo que ahora significa que la fecha límite es el 31 de diciembre. El Congreso reasignado se reunirá en 2013.

Los primeros números para cada estado incluirán un total de residentes, así como un recuento de prorrateo que también incluirá a los miembros de las fuerzas armadas o empleados federales en el extranjero (y a los dependientes que vivan con ellos) que puedan ser asignados nuevamente a un estado en particular. En 2000, más de medio millón de estadounidenses en el extranjero se incluyeron en los recuentos de prorrateo estatal. Estos estadounidenses en el extranjero también se incluyeron en los recuentos de prorrateo de los censos de 1970 y 1990. (No se incluirán en el conjunto de totales que se utilizan para redistribuir dentro de los estados).

Durante más de un siglo después de que se realizó el primer censo en 1790, el número de escaños en la Cámara creció con el país, pero el número se ha fijado en 435 desde 1913.

La Constitución requiere que a cada estado se le asigne al menos un representante, pero no proporciona una solución al problema inevitable de cómo evitar asignaciones fraccionarias de representantes porque los distritos no cruzan las fronteras estatales. Se han probado varios métodos y, desde 1940, los 385 asientos restantes se han repartido según una fórmula denominada 'método de proporciones iguales'.


Bajo este método, después de que se hayan distribuido los primeros 50 escaños, el escaño 51 se le otorga al estado con la prioridad más alta en función de dividir su población por la media geométrica de sus escaños actuales y próximos en la Cámara. Los resultados para los asientos siguientes se determinan de la misma manera.



Como señala el Servicio de Investigación del Congreso en un documento reciente, sigue habiendo debate sobre si este es el método más justo, pero fue confirmado por la Corte Suprema de los Estados Unidos en 1991 en un fallo sobre una demanda de Montana.


Otros desafíos al proceso de distribución han cuestionado el método utilizado para llegar a los totales de población en los que se basa la distribución. Ha habido al menos dos desafíos recientes sin éxito para la inclusión de empleados federales y miembros de las fuerzas armadas que están estacionados en el extranjero.

En 1991, el estado de Massachusetts demandó sin éxito para revocar el proceso de distribución, argumentando que era inapropiado incluir a empleados federales extranjeros en el recuento de distribución. Massachusetts había perdido un escaño frente a Washington porque ese estado se benefició de un mayor número de empleados federales destacados en el extranjero. Utah presentó un argumento relacionado en una demanda después del Censo de 2000, afirmando que habría ganado un escaño más si se hubiera incluido a los misioneros mormones estacionados en el extranjero, pero perdió ese caso en la corte federal.


Otras propuestas han tratado de excluir a los inmigrantes no autorizados (oa todos los inmigrantes) del censo mismo o del recuento de población utilizado para distribuir los escaños de la Cámara. Como concluye el Servicio de Investigación del Congreso en un documento sobre inmigrantes y el censo, parece que para que esto suceda, se necesitaría una enmienda a la Constitución, que ahora exige 'una enumeración real' del 'número total de personas' en los EE.UU

Para conocer más sobre los últimos desarrollos sobre el censo de 2010, lea “Evaluación de cómo el censo de 2010 llegó a los grupos difíciles de contar”, un resumen de un nuevo informe de la GAO que encuentra que la Oficina del Censo hizo un mejor trabajo en 2010 que en 2000 llegar a & ldquo; difíciles de contar & rdquo; grupos, como las minorías y los inquilinos, que tienen más probabilidades de ser ignorados por los censistas que otros estadounidenses. Y encuentre otros informes relacionados en All Things Census.