Cómo varía el acoso religioso por región en todo el mundo

En casi tres de cada cuatro países del mundo, los grupos religiosos sufren acoso por parte de individuos o grupos de la sociedad. El acoso y la intimidación adoptan muchas formas, incluidas agresiones físicas o verbales; profanación de lugares sagrados; y discriminación contra grupos religiosos en el empleo, la educación y la vivienda. Cada año, rastreamos dicho acoso a través de una variedad de fuentes, incluido el Informe sobre Libertad Religiosa Internacional del Departamento de Estado de EE. UU. Y los informes del Relator Especial de la ONU sobre Libertad de Religión y Creencias. (Para obtener más información sobre nuestras fuentes y procedimientos, consulte nuestro último informe sobre restricciones religiosas y hostilidades). A continuación, se muestra una mirada región por región de dónde se lleva a cabo y a qué grupos:


Medio Oriente-Norte de África: los musulmanes son el grupo más acosado de la regiónEl hostigamiento o la intimidación de musulmanes tuvo lugar en el 75% de los países de la región (15 de 20) en 2012, el último año del que hay datos disponibles. Los cristianos y los judíos también se enfrentaron al acoso en aproximadamente dos tercios de los países (13 y 14, respectivamente). En Túnez, por ejemplo, los salafistas continuaron atacando lugares religiosos, incluida una Iglesia Ortodoxa Rusa, sinagogas judías y docenas de santuarios musulmanes sufíes. Y en Egipto, Al-Azhar, la principal autoridad religiosa musulmana sunita de Egipto, condenó la construcción de lugares de culto chiítas, alegando que interrumpen la 'unidad espiritual' del país. El Gran Mufti Ali Gomaa denunció las creencias y la doctrina chiítas, diciendo que la expansión del Islam chií podría conducir a conflictos e inestabilidad social.

América: hostigamiento de judíos en casi un tercio de los paísesEn las Américas, los judíos enfrentaron acoso o intimidación en el 29% de los países (10 de 35), más que cualquier otro grupo de la región. En agosto de 2012, por ejemplo, un grupo neonazi en Chile atacó a un niño de 14 años y le dibujó una esvástica en el estómago con una jeringa. Los cristianos y los musulmanes experimentaron acoso cada uno en aproximadamente uno de cada diez países de la región (11%, o cuatro países cada uno). En México, por ejemplo, un grupo de católicos quemó y destruyó más de una docena de casas pertenecientes a familias protestantes evangélicas indígenas en represalia por la negativa de las familias a convertirse al catolicismo. Y en Canadá en 2012, 'hooligans' destrozaron una mezquita en Quebec con grafitis antiislámicos y dañaron las ventanas y vehículos de la mezquita.

Europa: judíos y musulmanes sufrieron intimidación en siete de cada diez paísesEn Europa, los judíos fueron acosados ​​en el 69% de los países de la región (31 de 45). Los musulmanes experimentaron acoso en el 71% de los países (32 de 45), una tasa casi tan alta como en Oriente Medio y África del Norte (75%). En Grecia, por ejemplo, vándalos desfiguraron cementerios judíos y pirómanos atacaron mezquitas informales y congregaciones de testigos de Jehová. En Francia, un grupo de al menos 10 personas atacó a tres jóvenes judíos con martillos mientras caminaban hacia los servicios de Shabat.

Asia-Pacífico: cristianos acosados ​​en más de la mitad de los paísesEn la región de Asia y el Pacífico, los cristianos se enfrentaron al acoso de grupos sociales en aproximadamente seis de cada diez países (58%, o 29 de 50), más que cualquier otro grupo de la región. En Sri Lanka, de mayoría budista, por ejemplo, los monjes atacaron lugares de culto cristianos y musulmanes, incluso ocupando una iglesia adventista del séptimo día en la ciudad de Deniyaya y convirtiéndola en un templo budista. En Turquía, en la Pascua de 2012, tres hombres atacaron a un ministro laico protestante en su iglesia, golpeándolo y amenazándolo por no salir del vecindario.


África subsahariana: prevalece el acoso de las religiones popularesAproximadamente las tres cuartas partes de los países en los que se produjeron incidentes de acoso contra los practicantes de religiones populares se encontraban en el África subsahariana. Los seguidores de religiones populares o tradicionales, incluidos los practicantes o acusados ​​de brujería, fueron acosados ​​en casi tres de cada diez países (27%, o 13 de 48) en esta parte del mundo. En la República Democrática del Congo, las iglesias presuntamente obligaron a los niños acusados ​​de brujería a soportar exorcismos que implicaban aislamiento, palizas, inanición y otras torturas. Y en Malawi, una turba atacó a una anciana acusada de brujería, la golpeó e incendió su casa. Los musulmanes (35% de los países) y los cristianos (29%) también enfrentaron un hostigamiento considerable en la región.