• Principal
  • Noticias
  • Por su carácter pacífico y su resultado incierto, destaca el voto de independencia de Escocia

Por su carácter pacífico y su resultado incierto, destaca el voto de independencia de Escocia

independenciaEl referéndum de esta semana sobre si Escocia debería abandonar el Reino Unido parece estar mucho más cerca de lo que muchos observadores esperaban. Eso, y el hecho de que la votación del 18 de septiembre se lleve a cabo en un contexto libre de guerra, caos o violencia política, lo destaca de la mayoría de las tres docenas de referendos de independencia aprobados oficialmente en la posguerra. era.


El espectáculo del tan disputado referéndum escocés nos hizo preguntarnos cómo se compara con otras votaciones similares a lo largo de los años. Después de consultar varias fuentes, desde fuentes de noticias contemporáneas hasta la serie de antecedentes 'Country Studies' de la Biblioteca del Congreso, una cosa que aprendimos fue que no ha habido tantos referéndums comparables al voto escocés. (Nuestro análisis se extendió solo a los referéndums de independencia oficialmente reconocidos entre los 193 miembros de las Naciones Unidas o sus antiguas posesiones coloniales; no se examinaron los votos no oficiales y los votos en estados no miembros y territorios de soberanía en disputa).

Durante la gran era de descolonización que siguió al final de la guerra, solo un puñado de naciones logró la independencia a través del voto popular. La nación de Guinea en África occidental representa uno de esos ejemplos: en 1958, Francia celebró referendos en sus colonias sobre la aprobación de la nueva constitución de la Quinta República, que también estableció una comunidad francesa para reemplazar al imperio en decadencia. Guinea fue el único territorio donde los votantes rechazaron la constitución, 95,2% a 4,8%, a favor de la independencia inmediata. (La comunidad francesa, sin embargo, no duró mucho, y la mayoría de sus miembros se retiraron a principios de la década de 1960). Bahrein se independizó en 1971, no después de un referéndum, sino de una encuesta de las Naciones Unidas que concluyó que 'la abrumadora mayoría' de los bahreiníes lo favoreció.

Pero en la mayoría de los casos, las potencias coloniales europeas negociaron con los líderes de los movimientos de liberación indígena o las élites locales, a menudo durante o después de una lucha armada, sin prever un voto popular sobre la independencia. Argelia, por ejemplo, ganó formalmente su independencia después de un referéndum de 1962, pero ese voto casi unánime siguió a una sangrienta guerra de ocho años con Francia (que consideraba a Argelia como una parte integral de sí misma en lugar de una colonia).

Los referéndums de independencia siguieron siendo poco comunes durante los años setenta y ochenta, pero eso cambió en los noventa durante el colapso de la Unión Soviética y otros países del bloque comunista: ocho de las repúblicas que declararon su independencia de Moscú y las cinco repúblicas que abandonaron Yugoslavia lo hicieron. vía voto popular. (En al menos un caso, el voto fue realmente superfluo: Uzbekistán votó abrumadoramente a favor de abandonar la Unión Soviética el 29 de diciembre de 1991, tres días después de que la Unión Soviética dejara de existir).


Los referéndums de independencia de posguerra más exitosos para los que pudimos encontrar resultados fueron conclusiones esencialmente anticipadas: en solo tres casos (Jamaica 1961, Malta 1964 y Montenegro 2006) el voto a favor de la independencia cayó por debajo del 60%, y 17 países registraron votos a favor de la independencia más del 90%.



Sin embargo, no todos los votos por la independencia tienen éxito. Lo más famoso es que Quebec ha rechazado dos veces separarse de Canadá, aunque la votación de 1995 fue muy cerrada, con un 49,4% votando 'sí' y un 50,6% votando 'no'. Ese mismo año, en una votación bastante menos dramática y vigilada de cerca, el 74% de los bermudeños votó en contra de la independencia. En 1987, los votantes de Nueva Caledonia, un territorio insular francés en el Pacífico Sur, rechazaron abrumadoramente (98,3% a 1,7%) la independencia; se llevará a cabo una nueva votación en algún momento antes de 2018.


A veces, incluso los referéndums de sí o no no han proporcionado respuestas claras. En diciembre de 1974, el 94,5% de los votantes de la cadena de las Comoras de cuatro islas votaron por la independencia de Francia. La oposición se concentró en la isla de Mayotte, donde el 63% votó en contra de la independencia. Las otras tres islas declararon su independencia el verano siguiente, pero Francia retuvo el control de Mayotte; sigue siendo un departamento francés de ultramar hasta el día de hoy.

La votación de Escocia, que se celebra en virtud de un acuerdo entre los gobiernos de Escocia y Reino Unido, está atrayendo un gran interés de otros movimientos separatistas, desde Flandes y Frisia hasta Taiwán y Texas. Y puede que no sea el último que se celebra este año: el gobierno regional de Cataluña ha pedido una votación sobre la independencia el 9 de noviembre, aunque España ha dicho que dicho referéndum sería ilegal y nulo. En julio, el líder de la región autónoma kurda de Irak le dijo a la BBC que planeaba celebrar una votación de independencia en 'cuestión de meses'.