• Principal
  • Noticias
  • Muchas congregaciones estadounidenses todavía están segregadas racialmente, pero las cosas están cambiando

Muchas congregaciones estadounidenses todavía están segregadas racialmente, pero las cosas están cambiando

Casi medio siglo después de que Martin Luther King Jr. llamara a las 11 a.m. del domingo por la mañana, la hora más segregada en Estados Unidos, dos iglesias de Florida con diferentes composiciones raciales, una con una congregación predominantemente negra y la otra predominantemente blanca, están listas para fusionarse.


Muchas congregaciones estadounidenses todavía están segregadas racialmente, pero las cosas están cambiandoEl movimiento ocurre en medio de una tendencia nacional más grande, pero de movimiento lento. Si bien el grado de segregación racial dentro de las congregaciones religiosas sigue siendo alto, algunas casas de culto en los EE. UU. Se han vuelto más diversas en los últimos años, según los hallazgos del Estudio Nacional de Congregaciones (NCS) más reciente (2012), dirigido por el investigador de la Universidad de Duke Mark Chaves. (El estudio más reciente recibió apoyo financiero del Proyecto Religión y Vida Pública del Pew Research Center.)

De hecho, mientras que alrededor de ocho de cada diez congregantes estadounidenses todavía asisten a los servicios en un lugar donde un solo grupo racial o étnico comprende al menos el 80% de la congregación, uno de cada cinco ahora adora en congregaciones donde no predomina ningún grupo racial o étnico. de tal manera. Esta cifra ha aumentado en los últimos años, del 15% en la NCS de 1998 y del 17% en la NCS de 2006-07.

Además, la proporción de estadounidenses blancos que asisten a los servicios sin nadie de otra raza o etnia está disminuyendo. En 1998, el 20% de los feligreses estadounidenses eran parte de congregaciones que eran completamente blancas. Para 2012, ese porcentaje había caído al 11%, mientras que una proporción cada vez mayor de blancos se encuentra en congregaciones con al menos algunos negros, hispanos o asiáticos.

Esa misma dinámica está funcionando entre algunos otros grupos. Por ejemplo, una encuesta de 2013 del Pew Research Center de hispanos de EE. UU. Encontró que el 61% de los feligreses hispanos dicen que su lugar de culto tiene una congregación mayoritariamente hispana, frente al 74% que dijo lo mismo en 2006.


La mayoría (57%) de los feligreses en general son parte de congregaciones que son predominantemente (al menos 80%) blancos no hispanos. Además, el 14% de los estadounidenses que asisten a los servicios lo hacen en lugares de culto con miembros que son al menos 80% negros (incluido el 5% que están en congregaciones que son completamente negras). Y otro 8% asiste a iglesias donde al menos ocho de cada diez feligreses son hispanos.



Si bien las razones financieras juegan un papel en la fusión de iglesias de Florida, los pastores involucrados dicen que también tienen como objetivo promover la reconciliación racial en el área de Jacksonville y más allá.