• Principal
  • Noticias
  • La cantidad de niños latinos atrapados tratando de ingresar a EE. UU. Casi se duplica en menos de un año

La cantidad de niños latinos atrapados tratando de ingresar a EE. UU. Casi se duplica en menos de un año

La cantidad de menores mexicanos y centroamericanos, no acompañados de sus padres, que intentan ingresar ilegalmente a Estados Unidos.

Un número récord de niños no acompañados han sido detenidos a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México desde octubre, una afluencia tan grande que el presidente Obama la ha calificado de 'situación humanitaria urgente'. Para ayudar a albergar el desbordamiento de niños, se han abierto refugios de emergencia en bases militares en California, Texas y Oklahoma, además de una instalación en Arizona. Y el Departamento de Justicia de EE. UU. Reveló el viernes un nuevo programa de ayuda legal de $ 2 millones para ayudar a los niños a navegar por los tribunales de inmigración.


Entre el 1 de octubre de 2013 y el 31 de mayo de este año, 47,017 niños menores de 18 años no acompañados que viajaban sin un padre o tutor fueron detenidos, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. Ese total es casi el doble que todo el último año fiscal (24.493 detenciones), con cuatro meses aún para el año fiscal actual. Una estimación no oficial del gobierno proyecta que las detenciones aumentarán a 90.000 en 2014, casi cuatro veces más que el año anterior.

Fuerte aumento de menores no acompañados de México y Centroamérica detenidos en la frontera de Estados Unidos.Si bien México es la principal fuente de inmigrantes no autorizados en Estados Unidos, tres de cada cuatro niños no acompañados detenidos este año provienen de América Central. Honduras, una nación asolada por la violencia de las pandillas, ha experimentado los aumentos más sorprendentes. Este año, más de 13.000 niños hondureños no acompañados fueron detenidos en la frontera de Estados Unidos en comparación con los 968 niños detenidos hace cinco años. El número de niños hondureños no acompañados detenidos en 2014 hasta ahora ya es casi el doble que el año pasado.

El aumento en las detenciones se ha producido principalmente en el sector de Río Grande de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, que se encuentra en el extremo sur de Texas y limita con México y el Golfo de México. Alrededor del 71% (o 33.470) de todas las detenciones de menores no acompañados este año se han producido aquí. En comparación con 2013, las detenciones a los ocho meses de este año en el sector de Río Grande aumentaron un 168%. En comparación, el sector con el siguiente número más alto, el sector de Tucson en Arizona, que recorre 262 millas a lo largo de la frontera de Estados Unidos con México, tiene 6.254 aprehensiones en lo que va de año, casi igual al total de todo 2013 (6.569).

Funcionarios de la administración Obama han dicho que el aumento de jóvenes no acompañados en la frontera podría deberse a la violencia y las economías pobres en los países de origen de los niños, como en Honduras y El Salvador, y la propagación de rumores de que los niños que llegan a la frontera sin sus padres ganaron ' ser deportado. Mientras tanto, los republicanos culpan a una política de 2012 que resultó en permisos de trabajo de dos años y alivio de deportación a más de 600,000 inmigrantes no autorizados que llegaron a los Estados Unidos cuando eran niños. Con la próxima ronda de renovaciones de permisos, los republicanos culpan a esa política de avivar los rumores de que Estados Unidos no deportará a los niños.


Los niños atrapados en la frontera son sometidos a procedimientos de deportación y entregados a un familiar en los EE. UU. Que puede cuidarlos mientras su caso pasa por la corte de inmigración. Si no se puede localizar a la familia, los niños se colocan al cuidado del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Los niños mexicanos tienen más probabilidades que los de Centroamérica de ser deportados rápidamente y reunirse con sus familiares en su país de origen, en parte debido a los acuerdos entre los gobiernos de Estados Unidos y México.



Si bien no se dispuso de cifras sobre la edad y el sexo de los menores no acompañados de los países centroamericanos, el 98% de los menores de México que fueron detenidos el año pasado por las autoridades estadounidenses y devueltos a las autoridades mexicanas tenían entre 12 y 17 años, y el 89% eran hombres. según el gobierno mexicano.