• Principal
  • Noticias
  • La división entre sunitas y chiítas: dónde viven, en qué creen y cómo se ven unos a otros

La división entre sunitas y chiítas: dónde viven, en qué creen y cómo se ven unos a otros

El conflicto en curso e intensificado en Irak ha caído, al menos en parte, a lo largo de líneas sectarias, con el grupo militante musulmán sunita ISIS (el Estado Islámico en Irak y Siria) avanzando contra el gobierno iraquí dirigido por musulmanes chiítas y las milicias chiítas. La afiliación sectaria ha jugado un papel en la política de la región durante cientos de años.


Donde las poblaciones de musulmanes sunitas y chiítasIrán e Irak son dos de los pocos países que tienen más chiítas que sunitas. Si bien se asume ampliamente que Irak tiene una mayoría chiíta, hay pocos datos confiables sobre el desglose exacto de la población sunita-chiita allí, particularmente porque los refugiados que llegan a Irak debido al conflicto en Siria o que abandonan Irak debido a su propia agitación pueden han afectado la composición de la población de Irak.

Las pocas medidas de encuesta disponibles sobre la identidad religiosa en Irak sugieren que aproximadamente la mitad del país es chií. Las encuestas de ABC News encontraron que entre el 47% y el 51% del país se identificaba como chiíta entre 2007 y 2009, y una encuesta de Pew Research realizada en Irak a finales de 2011 encontró que el 51% de los musulmanes iraquíes dijeron que eran chiíes (en comparación con el 42% que dijo eran sunitas).

El vecino Irán es el hogar de la población chií más grande del mundo: entre el 90% y el 95% de los musulmanes iraníes (66-70 millones de personas) eran chiíes en 2009, según nuestra estimación de ese año.

Su composición demográfica compartida puede ayudar a explicar el apoyo de Irán al gobierno iraquí dominado por los chiítas dirigido por el primer ministro Nouri al-Maliki.


Irán también ha apoyado al gobierno de Bashar al-Assad en Siria, donde solo el 15-20% de la población musulmana era chií en 2009. Pero el liderazgo sirio está dominado por alauitas (una rama del Islam chiíta). Bajo el régimen de Saddam Hussein en Irak, que estaba dominado por sunitas, el país chocó con Irán.



La división entre sunitas y chiíes tiene casi 1.400 años de antigüedad y se remonta a una disputa sobre la sucesión del liderazgo en la comunidad musulmana tras la muerte del profeta Mahoma en 632.


A pesar de los períodos de conflicto abierto entre sunitas y chiítas en países como el Líbano e Irak, los dos grupos no son tan diferentes en términos de creencias religiosas y compromiso. En Irak, por ejemplo, ambos grupos expresan una creencia prácticamente universal en Dios y en el profeta Mahoma, y ​​porcentajes similares (82% de los chiítas y 83% de los sunitas) dicen que la religión es muy importante en sus vidas. Más de nueve de cada diez chiítas iraquíes (93%) y sunitas (96%) dicen que ayunan durante el mes sagrado del Ramadán.

En algunos países, una proporción significativa de musulmanes ni siquiera considera relevante la distinción entre el Islam sunita y el chiíta. Una encuesta de musulmanes en 39 países que realizamos en 2011 y 2012 encontró, por ejemplo, que el 74% de los musulmanes en Kazajstán y el 56% de los musulmanes en Indonesia no se identificaban ni como sunitas ni chiítas, sino como 'solo musulmanes'. En Irak, sin embargo, solo el 5% respondió 'solo un musulmán'.


En algunas cuestiones religiosas, incluso si es aceptable visitar los santuarios de los santos musulmanes, las diferencias entre las sectas son más evidentes. Para algunos, la división es incluso excluyente. A finales de 2011, el 14% de los sunitas iraquíes dijeron que no consideraban a los chiítas musulmanes. (Por el contrario, sólo el 1% de los chiítas en Irak dijo que los sunitas no son musulmanes). Un porcentaje aún mayor de sunitas en otros países, como el Egipto dominado por los sunitas (53%), dice que los chiítas no son musulmanes.